Ser padres es la oportunidad de curarnos a nosotros mismos

Cuando somos padres, nuestra infancia revive a través de nuestros hijos. Esta es la oportunidad perfecta para resolver conflictos internos y decidir qué dejamos atrás en esta nueva etapa de la vida.